En mi opinión, la mayor recompensa y lujo de viajar es poder experimentar las cosas cotidianas como si fuera la primera vez, estar en una posición en la que casi nada es tan familiar que se da por sentado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *